No hay un momento donde más tengamos que aplicar la creatividad y la preparación que cuando nos encontramos frente a una situación de crisis en la compañía. Es aquí donde se pone a prueba las habilidades del emprendedor para solventar problemas, y nada mejor que una buena preparación en la materia para afrontarlos. No caigamos en el error de pensar que solo las grandes compañías deben de hacer una planificación de contingencia para la hora de una crisis. La credibilidad del producto o servicio es lo más importante para una compañía, esa es la base para el crecimiento. De no manejar adecuadamente una situación problemática, podemos encontrarnos en quiebra antes que nos demos cuenta. Por eso veo pertinente que todo emprendedor DEBE de tener un plan de contingencia a la hora de planificar sus estrategias de negocios. Para esto no se requiere un consultor que te quite el 30% de los ingresos, pero si va a poner a prueba sus habilidades creativas, y cuan comprometidos estén con su proyecto.

 

Raquel Villaécija publica en El mundo un par de casos en los que se ha manejado adecuadamente las relaciones públicas a la hora de una situación de crisis, y uno en el que no (¡lástima por Vuelings que lo pongan de ejemplo!). Lo que puedo aportar es que hay que estar atentos ya que estos problemas pueden ser de cualquier índole, mas con un estudio adecuado de la compañía y de los productos podemos deducir cuales son las debilidades que existen para estar preparados.

img_6355

Anuncios